Primary Menu

Una nueva aplicación de pérdida de peso dirigida a niños está causando mucha controversia.

Kurbo es un programa de alimentación saludable que acaba de lanzar Weight Watchers y el programa está diseñado para niños de 8 a 17 años.

Kurbo utiliza lo que se describe como un sistema de semáforo para promover el control de las porciones de comidas. Los niños pueden comer lo que quieran, pero las verduras y las frutas se clasifican de color verde, la carne y la pasta son amarillas y los dulces y refrescos son rojos.

La compañía dice que esto es una forma segura de perder peso de manera efectiva, pero los críticos dicen que esto podría llevar a los niños a tener problemas de por vida con los alimentos.