Primary Menu

Un sueño se convirtió en realidad para una mujer de California pero no de la mejor manera. Jenna Evans cuenta que hace unos días ella tuvo un sueño donde ladrones los perseguían a ella y a su prometido y ella para salvaguardar su anillo de compromiso decidió tragárselo, su sorpresa al despertar es que su anillo no estaba en su dedo y que se lo había tragado de verdad en sueños. Al día siguiente se dirigió al grastroenterólogo quien felizmente pudo recobrar el anillo de manera segura y devolvérselo a la dueña. Jenna dijo que de ahora en adelante se sacará el anillo antes de irse a dormir.