(Photo by Spencer Platt/Getty Images)

Según la Kaiser Family Foundation, se espera que las compañías de seguros privadas envíen $2.1 mil millones en reembolsos, gracias a la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA por sus siglas en inglés). La ley establece que las compañías de seguros deben gastar al menos el 80% de los ingresos por primas en reclamos de atención médica o actividades de mejora de la calidad y, si no lo hacen, deben reembolsar algunas de las primas que se les pagaron. El año pasado, debido a que muchos consumidores temían estar expuestos al COVID, evitaron los consultorios médicos y las visitas de atención de rutina. Mientras tanto, los proveedores cancelaron los procedimientos electivos. Todo eso significó que los seguros pagaron menos sin dejar de recibir las primas habituales. Ahora, 10.7 millones de estadounidenses recibirán un cheque de reembolso.

La mayoría de los reembolsos se destinarán a quienes tuvieron que comprar su propio seguro médico, que incluye a muchas personas que perdieron sus trabajos y beneficios el año pasado. Algunos consumidores con cobertura de empleador también recibirán un reembolso, pero dado que los números aún se están procesando, la cantidad exacta de destinatarios no se conocerá hasta finales de este año. Se estima que para aquellos que pagaron por su propio seguro, el reembolso debería ser un promedio de $300 por miembro del plan. Para aquellos con cobertura por su empleador, es más probable que sea alrededor de $95 a $ 127 y podría terminar dividiendo lo que obtenga con su empleador. Además, debido a cómo se calculan los reembolsos, dependiendo de dónde viva, es probable que la cantidad que reciba sea mayor o menor que esas cantidades.

Las compañías de seguros deben comenzar a enviar los reembolsos a los destinatarios elegibles este otoño. Podría ser un cheque, pero también podría ser un crédito de prima.

FUENTE